viernes, 16 de abril de 2010

El pepino de la sauna.

Si señor, el pepino. Muchos me conoceis y sabeis que dirijo una sauna, ¡que demonios! Por eso esta este blog, jejejeje; bien pues estas fechas atras, hará más o menos un mes y medio, cuando tras una tarde de faena y trabajo, me dispongo a limpiar los cubiculum: me asusto, primero; me sorprendo despues y me despitorro por ultimo, ese dia lo termine con una sonrisa.
¿Que fue lo que paso? pues que debajo de una camilla, en una cabina, vi algo raro, extraño, inusual; con la linterna y con ciudado fui alumbrandolo, no se asustase y saliera corriendo aquello, (y yo delante), cuando por fin dirigi la luz que proyectaba la linterna, lo vi y ni se inmuto, "alucine pepinos" (y no en colores, sino verdes) y despues ya me descojonaba por el hallazgo.
Con cuidado lo coji por el rabo, bueno rabillo y lo traje hacia la luz, por todos los santos, de que cosas nos provee la naturaleza. Si amigos, se trataba de un pepino, de la variedad Holandes, que por algo era del tamaño que era. Ahi estaba él y lo que es mejor ahí estaba yo alucinando a la vez que le preguntaba (al pepino) quién le habia abandonado.
Aqui os presento al pobre holandes:
Las siguientes instantaneas son comparativa del tamaño y de la profundidad de uso. Lamento indicarle al dueño del pepino que, tras esperarle un tiempo, empezo a ponerse triste y languido, a perder color y lo peor de todo a "oler". Y a mi el pepino no me uele, jejeje.
"Pepinos a la mar" Descanse en paz.
Unas preguntillas:
¿Le "sentó" bien el pepino a su dueño?
¿Era dulce o amargo?
¿Que opinaria el curilla de este caso?
Buenas noches, Saunero.

2 comentarios:

Max Birrax dijo...

No me digas que ahora os dedicáis a hacer gazpachos y que alguno se dejó el susodicho olvidado. :D :D :D

Saunero dijo...

Gazpacho no se si haria, pero que se lo dejo, eso sí. No creo que fuera una indirecta hacia mi persona, jo, pues no lo habia pensado, venga vaaale, me volvere vegetari-ano ;p. Saludos hermanito.